La inestabilidad de microsatélites, pérdida de heterozigosidad, polimorfismos GST, cambios citogenéticos, mutaciones en el cancer, mutaciones en KRAS, EGFR en la terapia del cáncer de pulmón

Las alteraciones genéticas (inestabilidad de microsatélites y de pérdida de heterozigosidad) y el desarrollo de biomarcadores moleculares tiende a aumentar en el tratamiento clínico de cáncer de pulmón. Los portadores de los genes GSTTI de supresión tienen un mayor riesgo de cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSLC) emergentes que las de la normalidad con un genotipo GSTT1 (+).

 

La inestabilidad de microsatélites y la pérdida de heterozigosidad son procesos importantes en la carcinogénesis, es decir en el desarrollo de un cáncer. De hecho la aplicación en las clínicas de nuevos fármacos dirigidos contra el factor de crecimiento epitelial (EGFR), como el erlotinib o gefitinib, a de llevar a preguntarnos sobre el valor potencial de las mutaciones en el cancer de pulmon con respecto a los genes EGFR y K-RAS para predecir la respuesta terapéutica. Se ha estudiado la relación entre el polimorfismo del gen GST y los índices de citogenética en pacientes con cáncer de pulmón. Se ha demostrado un exceso significativo del nivel medio del grupo en las células con micronúcleos en pacientes con NSLC GSTTI (-). La evaluación de la inestabilidad de microsatélites en pacientes con cáncer podría ser de importancia clínica como un factor de pronóstico y predictivo. Es  discutible la utilización de estos biomarcadores con respecto a los utilizados normalmente en los analisis de sangre y las posibilidades frente a las limitaciones asociadas con las mutaciones del cancer en el laboratorio molecular en un entorno de oncologia mediano. La mayor parte de los datos disponibles son de inestabilidad de microsatélites en el cáncer colorrectal. La frecuencia de células con micronúcleos es mayor en los pacientes fumadores con un genotipo mutante que en portadores del habito tabaquico con el genotipo GSTT1 (+). Es interesante recalcar que para otros tipos de cáncer, el número de publicaciones sobre la inestabilidad de microsatélites está aumentando rápidamente.

Frecuencia del cáncer de mama triple negativo y los tipos de mutaciones

Las mutaciones germinales del gen BRCA1 o el gen BRCA2 han demostrado que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Entre los factores pronósticos que se utilizan actualmente en la práctica clínica, el estadio de la enfermedad y el estado de los receptores juegan un papel crucial en el tratamiento del carcinoma de mama.

 

El cáncer de mama triple negativo (TNCM) ha sido clasificado como un subgrupo de la enfermedad que es negativo para el estrógeno, la progesterona y la expresión del receptor HER2, y presenta un mal pronóstico. Un estudio de médicos italianos investigó la correlación entre las mutaciones BRCA1 / 2 y el estado de forma del cáncer en una gran serie (n = 726) de los pacientes con cáncer de mama. La detección de mutaciones BRCA se realizó en el ADN genómico de muestras de sangre periférica mediante la desnaturalización de análisis de alto rendimiento de cromatografía líquida y secuenciación de ADN automatizada.

 

21/726 (2,9%) pacientes llevan una mutación germinal en los genes BRCA1 o BRCA2. El fenotipo TNBC se asoció significativamente con las mutaciones BRCA1 (P <0,001), mientras que no se encontró asociación con las mutaciones BRCA2 (P = 0,837). En cuanto al origen del paciente dentro de Cerdeña, se encontró una distribución inversa significativa de las mutaciones; Las mutaciones BRCA1 y BRCA2 representaron 86 y 93% de los casos mutados en el sur y Oriente-Norte de Cerdeña, respectivamente (P <0,001). Los pacientes de la zona geográfica con la prevalencia de la mutación BRCA1 presentaron una incidencia CMTN mucho mayor que la observada en los casos de la zona con una prevalencia mutación BRCA2 (12 frente a 4%, respectivamente, p = 0,037).

 

Estos resultados confirmaron, además, que la aparición de esta forma de cáncer se asocia significativamente con el estado de portador de la mutación BRCA1 y que un “fondo genético” diferente puede tener un impacto fenotípico en la aparición del cáncer de mama.